La seguridad nacional y la globalización

Nuevos retos de la Seguridad Nacional: La globalización y las TICs.

En un contexto internacional caracterizado por las consecuencias derivadas de la globalización y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en el que a los riesgos y amenazas tradicionales se suman otros de naturaleza generalmente transnacional, y los actores y circunstancias que ponen en riesgo la seguridad se encuentran sujetos a constantes cambios, constituye una responsabilidad ineludible de los poderes públicos adoptar iniciativas que permitan responder con eficacia a los nuevos retos que se dan en el ámbito de la seguridad, entendida como un elemento esencial para el desarrollo y progreso de una sociedad libre.

A esta necesidad responde la reciente aprobación de la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, con la que España se equipara a otros países occidentales que ya han adoptado medidas en esta materia. Se concibe la Seguridad Nacional como la acción del Estado dirigida a proteger la libertad, los derechos y bienestar de los ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos. Se consideran componentes fundamentales de la Seguridad Nacional: la Defensa Nacional, la Seguridad Pública y la Acción Exterior.

La Seguridad Nacional se concibe como un servicio público objeto de una Política de Estado. La Política de Seguridad Nacional se entiende como una política pública en la que bajo la dirección del Presidente del Gobierno y la responsabilidad del Gobierno, participan todas las Administraciones Públicas, de acuerdo con sus respectivas competencias, y la sociedad en general, para responder a las necesidades de la Seguridad Nacional. Los principios básicos que orientan esta política son la unidad de acción, anticipación, prevención, eficiencia, sostenibilidad en el uso de los recursos, capacidad de resistencia y recuperación, coordinación y colaboración.

Las TICs y la seguridad nacional

Esta ley se encuentra precedida por la aprobación en 2011 de la Estrategia Española de Seguridad Nacional, que fue revisada en el año 2013, y que constituye el marco político y estratégico de referencia en la política de Seguridad Nacional. Contiene el análisis del entorno estratégico, concreta los riesgos y amenazas que afectan a la seguridad de España, define las líneas de acción estratégicas en cada ámbito de actuación y promueve la optimización de los recursos existentes. Destacan, entre otros, el análisis de las amenazas provenientes de ámbitos como la ciberseguridad, el terrorismo, crimen organizado o flujos migratorios.

Entre los órganos competentes en esta materia destaca el reconocimiento explícito que realiza la ley del Consejo de Seguridad Nacional, órgano al que corresponde asistir al Presidente del Gobierno en la dirección de la política y el sistema de Seguridad Nacional, encontrándose entre sus funciones la de dictar las directrices necesarias en materia de planificación y coordinación de la política de Seguridad Nacional.

Cabe resaltar también la regulación de las llamadas situaciones de interés para la seguridad nacional. Hasta la aprobación de la ley existía un vacío normativo entre las crisis que se afrontan con los medios habituales y la anomalía constitucional de los estados de alarma, excepción y sitio; no existía ninguna figura intermedia. A partir de ahora con la nueva regulación de las situaciones de interés para la seguridad nacional, se contemplan todas aquellas situaciones en las que, sin verse afectados los derechos fundamentales y libertades públicas, se precisa de una cooperación reforzada de todos los instrumentos del Estado.

En definitiva, con esta nueva regulación jurídica se refuerzan la democracia y los derechos y libertades de los españoles, en base al convencimiento de que la seguridad constituye el eje sobre el cual una sociedad ha de desarrollarse, preservar la libertad y prosperidad de los ciudadanos, y garantizar la estabilidad y buen funcionamiento de las instituciones.

Escrito por: Luis Andrés Rivas. Profesor de Sociología y Geopolítica del Riesgo y la Seguridad.

administrador

administrador

Leave a Comment