Diagnóstico de lipidosis hepática en el gato

El pasado día 14 de Septiembre recibimos a Tigresa, una gata de raza común europeo y 4 años de edad, que fue remitida al servicio de Medicina Interna del Hospital Veterinario de la Universidad Católica de Valencia con un historial de apatía, vómitos, anorexia y oliguria desde hace dos semanas.

gatoEn la exploración física se Tigresa se presenta postrada, apática, con dolor a la palpación abdominal, tiempo de relleno capilar de más de 2 segundos y pulso débil (por lo que estimamos un grado de deshidratación del 7%), además de hipotermia y mucosas ictéricas.

Se veterinario remitente nos envía las pruebas diagnósticas que le ha realizado en su centro: hemograma con leve neutrofilia y pseudotrombocitopenia (ya que en el frotis sanguíneo se detectó presencia de agregados plaquetarios). Alteración compatible con inflamación; bioquímica: hiperproteinemia, azotemia y alteración de las enzimas hepáticas. Hallazgos compatibles con insuficiencia hepática e insuficiencia renal pre-renal (ya que en la evaluación posterior del urianálisis se valoró una densidad urinaria normal); y proteinograma: hiperglobulinemia con afección de la fracción Alfa 2 compatible con insuficiencia hepática.

No podemos tardar en actuar y en nuestro centro le realizamos las siguientes pruebas complementarias: glucosa: ligeramente disminuida, asociado a la anorexia que presenta la paciente; gasometría venosa y electrolitos: donde detectamos acidosis respiratoria, hiponatremia e hipocloremia, anormalidades asociadas a la presencia de vómitos. Así como una elevación del lactato sérico, asociado a la hipoperfusión tisular por la deshidratación del paciente; urianálisis: en la orina se detecta bilirrubinuria y presencia de cristales de oxalato. La presencia de bilirrubina en la orina de los pacientes felinos siempre es patológica e indica fallo hepático; ecografía abdominal: leve hepatomegalia con un aumento de ecogenicidad marcado y difuso (IMAGEN 1). También se detectó contenido moderado de barro biliar y presencia de dos cálculos de 6mm en la vejiga. Los cristales de oxalato detectados en el urianálisis nos indican la naturaleza de los cálculos vesicales del paciente, por lo que se le recomendará dieta urinaria para diluirlos, una vez se estabilice la patología hepática;

PORTADA

Durante la ecografía se realizó una citología ecoguiada, punción y aspiración con aguja fina (PAAF) del hígado, donde se detectan numerosas vacuolas de lípidos en el interior de los hepatocitos (IMAGEN 2).

citologia lipidos

Una vez establecido el diagnóstico: LIPIDOSIS HEPÁTICA CON INSUFICIENCIA PRE-RENAL SECUNDARIA hospitalizamos a Tigresa con el siguiente tratamiento médico: oxigenoterapia, termoterapia y fluidoterapia con Suero Salino fisiológico a 15ml/hora suplementado con 5 ml de complejo vitamínico del grupo B y 2ml de KCl (2M), cefazolina para controlar la disbiosis intestinal, omeprazol como protector gástrico, metoclopramida para prevenir los vómitos y náuseas, buprenorfina como analgésico, S-Adenosylmethionina como protector hepático, vitamina K (fitometadiona) para prevenir deficiencias de factores de coagulación asociados a la Vitamina K y acetilcisteína como antioxidante.

Proponemos poner una sonda nasogástrica para su alimentación, puesto que la alimentación es un punto clave en el tratamiento de la Lipidosis Hepática, pero tras un día de tratamiento el paciente presenta una notable mejoría, empezando a comer y beber por ella misma.

Después de varios días de hospitalización procedemos a darle el alta hospitalaria con la siguiente medicación: cefazolina durante 7 días, omeprazol durante 7 días, S-Adenosylmethionina durante un mes y el siguiente manejo dietético continuar durante 2 semanas con Recovery y posteriormente iniciar alimentación con Urinary S/O, para disolver los cálculos vesicales.

La lipidosis hepática es una patología que afecta de forma habitual a gatos con sobrepeso que como consecuencia a un periodo de estrés mantienen un ayuno prolongado, alterándose el metabolismo de la grasas, lo que conlleva a un cúmulo de lípidos en el interior de los hepatocitos. El punto clave del tratamiento de la lipidosis hepática se basa en la administración de una dieta energética y rica en grasas, además de hepatoprotectores y control sintomático del dolor abdominal y las náuseas.

(Visited 230 times, 1 visits today)
editorbloghv

editorbloghv

Leave a Comment