Viktor Frankl1

Viktor E. Frankl y el hombre en busca de sentido

«…los mejores de entre nosotros no regresaron a casa» 

El libro está plagado de reflexiones que nos hacen detenernos en la lectura y analizar en profundidad lo que el autor nos está queriendo transmitir, pero hemos querido destacar está frase porque muestra claramente como el autor rehúye atribuirse cualquier clase de excelencia moral, simplemente nos deja claro que la situación fue la que fue y cada uno hizo lo que creyó necesario para poder sobrevivir.

Ciertamente, con este libro hemos cambiado la dinámica del club de lectura porque es algo más que cómo narra un psiquiatra su experiencia en los campos de concentración. Por ello se puede crear un debate muy interesante al que os invitamos a participar.

Así que no dudéis en comentar qué opináis sobre las reflexiones que nos plantea el autor, sobre las fases en las que divide toda la experiencia, sobre su visión de los «opresores», sobre cómo gestiona su instinto de supervivencia, etc. etc. etc.

Como siempre el debate lo haremos a través de los comentarios en esta misma entrada y lo mantendremos abierto hasta el próximo jueves 22 de octubre.

Animaros que estamos deseando leeros 😉

¿Quién se atreve a adentrarse el primero en el lager?

4 comentarios

  • Mónica
    octubre 16, 2020 en 6:49 am

    En este libro puede encontrar, quien lo desee, el reflejo de dos verdades que marcan el destino de la humanidad: la certeza de que vivir es imprescindible a pesar de toda circunstancia y la certeza de aquellos que sienten que las circunstancias estuvieron por encima de sí mismos, relegando su voluntad a la merced de otros.
    Libro inspirador, de esos que recomendaría cuando sentimos un impacto en nuestras vidas. “Campos de concentración”, “trabajos forzosos”, “humillación”…intención de anular nuestra identidad… a menor escala pero vivimos tiempos donde es posible experimentar dolencias tan importantes como aquellas, donde se nos fuerza a comprender la naturaleza de nuestra libertad, de nuestras posibilidades, hasta el punto que en lo más oscuro, en la soledad más profunda y al contacto de la maldad incomprensible tenemos la oportunidad de decidir el cómo, de trascender sobre los límites de este mundo y proteger nuestro más preciado tesoro frente a todo lo demás.
    Creo que es un libro imprescindible que pone en gran valor la figura del psicólogo/psiquiatra, como timonel que ayude a quienes no logran rescatar el movimiento de sus propias velas.
    ¡Qué más decir! Un buen regalo para los seres queridos. ¡Un abrazo lectores!

    <>.

    • Anais
      octubre 19, 2020 en 8:04 am

      No me he leído el libro pero después del comentario de Mónica tengo clara mi próxima lectura. Gracias

  • ArchieTEDX
    octubre 16, 2020 en 9:50 am

    He de confesar mis reticencias a la hora de leer el libro, pensaba que sería un tostón psicológico pero lo cierto es que me ha encantado. La forma en que el autor va desgranando aspectos de la condición humana y como va analizando situaciones y actuaciones desde el punto de vista de la psicología me ha hecho leerlo con gran interés. Además considero un acierto el ejemplarizar muchas de sus teorías con la vida diaria del campo de concentración ya que esto permite al lector entender mejor el concepto y que no quede en un plano abstracto.

  • LIDLTII
    octubre 19, 2020 en 7:45 am

    Pues igual soy yo, pero me ha llamado mucho la atención en la p. 46 cuando habla por primera vez de cómo llaman a los presos que son prácticamente esqueletos andantes, los llaman musulmanes. Me ha chocado porque me ha parecido una forma despectiva de referirse a ellos y más aún cuando los presos están ahí por su condición de judíos… no sé, me ha chocado

Leave a Comment