Experiencia OUT – Alba Briceño

Nuestra alumna Alba Briceño, estudiante del Grado en Enfermería de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, nos cuenta su experiencia en  Funchal, (Madeira), en la Escola superior de Enfermagem S. José de Cluny.

“Cuando leas esto, espero que todas tus dudas sobre si ir de Erasmus o no se resuelvan, y te lances en plancha a la piscina sin pensarlo.

Hace 4 años que empecé la carrera de enfermería, y desde el primer día decía: “¿Yo? ¿De Erasmus? ¡Con lo bien que se está en casa!”. Y es cierto, en casa se está muy bien. Pero un día algo cambió en mi cabeza y empecé a pensar que tal vez vivir una experiencia así podría ser buena idea. Algunas compañeras de clase me contaban sus Erasmus y cada día sentía más ganas de vivir algo así, de conocer otra cultura, gente nueva, aprender a cuidar de mí misma y vivir mi vida lejos de casa, aunque fuera por un corto tiempo. Y así fue, decidí que era el momento de ser valiente y atreverme a salir de mi zona de confort. Y… ¿por qué Madeira?, os estaréis preguntando. Tenía muy claro que quería un Erasmus en una isla, me encantan las islas. Me parecen los lugares ideales para perderte y encontrarte a la vez.  ¿Y qué mejor isla que la premiada como “Mejor Destino Insular del Mundo” durante años consecutivos?

1

Cuando Esther (mi coordinadora) me dijo “Tienes una plaza en Funchal, Madeira, es para ti” no podía creérmelo. Me iba a vivir literalmente a una isla en mitad del Océano Atlántico a 1.665 km de Valencia … qué locura.

Las semanas antes de irte todo son nervios. Papeleos, preparar maletas, comprarte todo lo necesario, despedirte de tu gente… Hasta que llega el día.

Cuando llegas a destino todo es un poco caótico, extraño, te sientes desubicada. Todo es nuevo: ciudad nueva, gente nueva, casa nueva, cama nueva… Nosotras nos alojamos en la Residencia de estudiantes, la cual no brillaba mucho por sus virtudes (aunque tengo que decir que hoy en día viviría allí encantada mucho más tiempo).

Funchal es una capital tranquila, sin el ajetreo característico de Valencia. No existe el fastidioso tráfico a las 8 am, o el estrés generalizado de una gran ciudad. Pasear por sus calles es genial, puedes ver por un lado el mar, mientras por el otro está la montaña, es decir, la combinación perfecta para saber que estás en el lugar adecuado. Tiene muchas cafeterías donde tomarte algo, centros comerciales cercanos, y también lugares donde ir de fiesta y pasarlo bien en las famosas “Erasmus nights”.

2

La isla de Madeira en general es increíble. Esta llena de rincones donde perderte, miradores que te dejan sin palabras y paisajes de ensueño, por no hablar de las famosas levadas, perfectas para pasar un día con amigos y disfrutar en plena naturaleza. Aquí os muestro mi lugar favorito de la isla (San Lorenzo):

Algunos días pudimos alquilar coche, por lo que hemos visitado la mayoría de los lugares importantes de la isla. Y también algunos más perdidos:

En el mes de Abril también hicimos dos viajes: a la isla de Porto Santo y a las Azores (San Miguel). Vivir en Madeira te da la gran oportunidad de poder visitar las demás islas del atlántico, y nosotras decidimos aprovechar y allá que fuimos. Porto Santo es una isla muy pequeña, pero tiene su encanto, la playa de arena blanca de nada más y nada menos que 9 km de longitud no tiene desperdicio, además tuvimos la suerte de ver un león marino en la orilla, cosa poco común.

Y después las Azores, ¡para no perder el ritmo! San Miguel nos gustó mucho, una isla muy verde, paisajes preciosos, gente muy amable y muchas vacas. Alguien me dijo que había 3 vacas por cada ciudadano de la isla… ¡para que os hagáis una idea!


4

En cuanto a las prácticas, puedo decir que han sido las mejores prácticas de toda mi carrera de Enfermería. A los pocos días de llegar fuimos a la universidad, donde conocimos a Cristina Pestana, nuestra tutora, y nos dijo los servicios que teníamos cada una asignados. Tuve la suerte de poder estar en Urgencias y en UCI. El primer período en Urgencias fue extraño, ya que era un nuevo idioma, una nueva forma de realizar las cosas, y todo en general era diferente a España. Necesité un tiempo de adaptación, pero poco a poco conseguí ser una más del equipo, y con la ayuda de mi enfermera fueron unas prácticas muy buenas. Y más tarde en UCIP, donde he aprendido muchísimas cosas nuevas, y gracias al gran equipo de enfermeros y enfermeras que trabajan allí he podido crecer mucho profesionalmente. Son como una gran familia, y siempre les estaré agradecida por todo. Tanto Urgencias como UCI han sido servicios nuevos para mí, donde he desarrollado mucho mis capacidades de enfermera, por lo que en general el balance es totalmente positivo, y puedo decir con toda seguridad que han sido mis mejores prácticas.

5

También estoy muy agradecida a la universidad San José Cluny, que nos acogió desde el primer momento con los brazos abiertos, y sobre todo a Cristina Pestana, que me ha ayudado en todo lo que estaba en su mano desde el primer día, y como digo yo, siento que es mi “Mami portuguesa”. Es una gran profesional, y sobre todo una gran persona.

3

Y ahora llega el turno de nombrar a mis compañeras. Me siento afortunada. Inés, María y Sabrina se han convertido en algo más que amigas, para mí ya son mi familia. Desde el primer día hasta el último han sido mi mayor apoyo y nunca me he sentido sola. No tengas miedo de irte de Erasmus sin conocer a las personas que se van contigo, créeme, no conocerlas es bueno. Te da la oportunidad de poder convivir con nuevas personas que aportan nuevos puntos de vista a tu vida, y poco a poco vas viendo que se convierten en algo muy importante para ti. Me llevo verdaderas amistades.

Eso que dicen de que en el Erasmus todo se magnifica es cierto, vives tanto en tan poco tiempo, que todo es más intenso. He conocido personas increíbles, he vivido experiencias inolvidables, he sentido cosas que nunca había sentido, he reído, he llorado… y todo a lo grande, a lo bestia. Y es que así es el Erasmus, tiene un principio y un fin, pero lo importante es aprovecharlo al máximo.

Me llevo muchas cosas positivas de Madeira, y sé que volveré algún día.

A todos los futuros Erasmus de la UCV: no lo dudéis ni un segundo: ¡Madeira es el mejor destino que podéis elegir! ATRÉVETE Y HAZLO.”

¡Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros Alba, te deseamos lo mejor en el futuro!

(Visited 45 times, 1 visits today)

Leave a Comment