Visita a la Ciudad de la Justicia

La Ciudad de la Justicia, visitada por alumnos de la UCV.

Así nos cuentan los alumnos de 2º curso la visita que realizaron a la Ciudad de la Justicia, organizada por la profesora Diana Marcos en la asignatura de Derecho Procesal.

“El pasado día 12 de mayo, desde la asignatura de Derecho Procesal, se nos propuso a los alumnos de 2º de Derecho de la UCV una jornada en la Ciudad de la Justicia.

La idea de la visita era presentarnos a los alumnos cómo era la Ciudad de la Justicia desde dentro, cuáles eran sus funciones, y darnos la posibilidad de poder ver un juicio real en directo, y así fue, a las 10 de la mañana ya estábamos prácticamente todos allí.

Nada más entrar, después de pasar el pertinente control previo, nos recibió David, una persona que conoce bien de cerca la Ciudad de la Justicia y su funcionamiento.

Empezamos visitando el Salón de Actos, dónde se nos mostró cómo era el mismo por dentro, y con una pequeña maqueta, cómo había sido la construcción y cuál era la distribución de la Ciudad de la Justicia.

Acto seguido, fuimos a visitar la Sala del Tribunal del Jurado. Aquí, David nos explicó cómo se estructuraba, dónde se posicionaba cada parte del juzgado en el mismo, incluso las salidas y entradas de la sala, y la utilidad de las salas anexas a la misma. Nos explicó los posibles delitos que se juzgaban en la Sala, y la manera de hacerlo.

Eran procedimientos que podían ser largos y complicados, y por eso nos contó cómo se elegía a los miembros del Tribunal del Jurado, y qué debían hacer si el proceso se alargaba. Creo que nos resultó de bastante utilidad a todos y, quizá, bastante curiosidad conocer tan de cerca esta Sala, pues en ella se habían llevado a cabo varios procesos muy sonados y conocidos en los medios de comunicación.

Para concluir la visita, se nos permitió entrar a ver un juicio real a las salas de lo Penal, en las cuales se juzgaban los posibles delitos que podían penarse con hasta 6 años de cárcel. Nos tuvimos que dividir en grupos de entre 4 y 6 personas, pues al ser bastante gente, no nos permitieron entrar todos a la misma sala.

Esta era la parte, posiblemente, más interesante de la visita, ya que muchos de nosotros nunca habíamos visto un juicio real desde dentro. Nos asignaron las salas que iban desde la número 20 a la 32 para que fuésemos entrando. Lo cierto es que en los diferentes juicios, por suerte, pudimos ver de todo: desde casos de violencia de género, hasta “atentados” contra la autoridad, pasando por estafas hoteleras y hurtos.

Una vez dentro de las diferentes salas, creo que más de uno pudimos “soñar” con nuestra futura profesión. A unos cuantos se nos quedó la boca abierta cuando vimos la facilidad y las formas en las que algún o alguna fiscal hacía su trabajo, realmente impecable.

También pudimos disfrutar de cómo algún abogado, con bastante “pillería”, conseguía defender con cierta soltura cosas que, cuando se expuso el caso por primera vez, podíamos haber considerado “indefendibles”. También fue digno de admirar la tranquilidad con la que los jueces se mostraban en el proceso.

Lo cierto es que fue una experiencia muy enriquecedora y que debería realizarse más a menudo, tal como expresamos varios de nosotros al finalizar la mañana. Resulta muy recomendable para cualquier estudiante de derecho, de cualquier rama.

Así que, gracias a la profesora Diana Marcos por acompañarnos y a David por abrirnos las puertas del que, con suerte y esfuerzo, sea el lugar de trabajo de muchos de nosotros el día de mañana.”

Leave a Comment