Caso clínico: Hernia diafragmática de origen traumático

Os presentamos el caso de Nana, una perrita mestiza de 2 años que se presentó remitida de urgencia en el Hospital Veterinario de la UCV tras sufrir un atropello que le ocasionó una hernia diafragmática.

Nana acudió a nuestro centro con un cuadro de dificultad respiratoria, náuseas y diversas heridas a consecuencia del traumatismo. Además había desarrollado enfisema subcutáneo (presencia de gas libre) a nivel cervical.

En primer lugar se procedió a su estabilización mediante el aporte de oxígeno, fluidoterapia y reposo en una cámara de cuidados intensivos bajo monitorización constante. A continuación se realizaron una serie de pruebas complementarias (hematología, hemogas, bioquímica sanguínea, radiografías de tórax y electrocardiograma) en las que se visualizó el estómago dentro de la cavidad torácica de la paciente, desplazando el corazón y pulmones. (Imagen 2).

Radiografía de tórax en la que se visualiza la hernia diafragmática.

Radiografía de tórax en la que se visualiza la hernia diafragmática.

Después 12h de estabilización, Nana se sometió a una intervención quirúrgica para restaurar el defecto diafragmático creado y disponer las estructuras abdominales en su posición normal. Las estructuras implicadas en este caso, fueron el estómago y parcialmente hígado y bazo, siendo su recolocación pausada y gradual para así evitar potenciales complicaciones. Tras el cierre del defecto diafragmático se reestableció la presión negativa del tórax mediante la extracción de aire de la cavidad. El riesgo anestésico de estos pacientes es elevado, pero en quirófanos bien equipados, con protocolos anestésicos sólidos y bien establecidos las tasas de supervivencia son notablemente superiores.

Al finalizar la cirugía se realizó una traqueoscopia para identificar posibles alteraciones compatibles con el enfisema subcutáneo en la región cervical, no hallándose lesiones evidentes en la pared traqueal. Finalmente se realizaron radiografías torácicas de control en las que se observó la resolución quirúrgica de la hernia diafragmática.

La paciente se mantuvo 48hs. en la cámara de cuidados intensivos con oxigenoterapia, tratamiento médico y fluidoterapia bajo monitorización constante. Pasadas estas 48hs. se observó un aumento generalizado del enfisema, inicialmente localizado en la región cervical, por lo que fue necesaria la aplicación de un vendaje extenso compresivo para controlar su evolución. Como parte de la monitorización de la paciente se realizaron radiografías torácicas cada 24hs. en las que se visualizó la disminución progresiva del neumotórax hasta su total resolución (Imagen3).

Radiografía del tórax de Nana

Tras la resolución del neumotórax, remisión del enfisema subcutáneo, la evolución favorable de la paciente y la ausencia de complicaciones tras 12 días de hospitalización, se procedió a dar el alta hospitalaria a Nana.

Nana en casa después de la operación de hernia diafragmática

Nana recuperada en casa

Gracias a la rápida actuación de sus propietarios, la celeridad en la remisión del caso y la pronta estabilización y resolución quirúrgica que se pudieron llevar a cabo, Nana evolucionó favorablemente y puede seguir disfrutando de una vida junto a su familia. Desde el Hospital Veterinario de la UCV nos encontramos muy satisfechos de haber podido contribuir en su recuperación y de contar con la confianza de sus propietarios y veterinaria.

veterinariaucv

veterinariaucv

Leave a Comment