La caída del muro de Berlín

Federico Martínez Roda analiza la caída del muro de Berlín.

La caída del muro de Berlín fue un símbolo de libertad, pero también ha significado un cambio importante en, al menos, cuatro características del mundo contemporáneo, con todo lo más importante es que un siglo especialmente convulso, el siglo de los totalitarismos, ha terminado con un gran consenso en que el sistema democrático es el único aceptable:

1- El final del sistema comunista soviético que desde 1917 se había impuesto en el Imperio Ruso, y lo convirtió en una Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas cuya economía se basó en la total centralización en manos del Estado y la política en un predominio absoluto del Partido Comunista con la prohibición de cualquier otro y la persecución de los disidentes.

2- la reunificación de Alemania, que había quedado dividida tras la Segunda Guerra Mundial y separada por el telón de acero en la República Federal Alemana, con una democracia occidental, y la denominada República Democrática Alemana, con un régimen inspirado y seguidor del soviético.

3- Las relaciones internacionales, tras la bipolaridad que se plasmó en la  Guerra Fría que enfrentó a la Unión Soviética  con Occidente cuya defensa, a través de la OTAN, tuvo en los Estados Unidos de América su gran valedor, adoptaron un sistema multipolar en que la Unión Europea  adquirió un protagonismo económico a pesar de su escasa integración política.

4- Un cambio filosófico que modificó las mentalidades pues el marxismo se diluyó y redujo su influencia en las maneras de pensar. De ahí la emergencia de la democracia como un sistema universalmente válido y como la única forma aceptable de gobierno, lo que ha supuesto el cambio mencionado a escala global.

Todo esto lo trata el historiador Federico Martínez Roda en el siguiente vídeo:

alejandrofuertes

alejandrofuertes

Leave a Comment