Experiencia OUT – Carmen Torner

Carmen Torner del grado de Enfermería en nuestra Universidad, realizó su movilidad internacional con el programa Erasmus+ en Eslovenia, a continuación su experiencia:

“¡Hola! Soy Carmen, de 3º de Enfermería y hace unos meses me fui de Erasmus. Cuando miré los destinos a los que me podía ir de Erasmus, sinceramente tiré por los países del grupo 3 (supuestamente los baratos), pero nada más lejos de la realidad. Escogí Eslovenia primero por pertenecer a ese grupo y segundo por encontrarse en medio de Europa, muy bien conectado con otros países.

Picture 2

No sabía que esperar de Ljubljana pero me sorprendió mucho (para bien, claro está). Es una ciudad pequeñita, como si fuera un pueblo grande, pero tiene mucho que ofrecer. Lo bueno de Ljubljana es que nunca te vas a aburrir, siempre hay algo que hacer, ya sea ir a conciertos, festivales, hacer viajes, ir a fiestas o conocer a más gente. Sobre los eslovenos, un poco como en todas partes, algunos muy muy simpáticos y otros no tanto; y sobre los erasmus, en general son una maravilla, personas muy abiertas y con las que siempre hacer planes. Yo en ese sentido tuve mucha suerte. Es verdad que al llegar piensas que todo se te va a hacer cuesta arriba, y que te va a costar adaptarte, pero luego te sorprendes. El día que llegué Ljubljana estaba un poco nerviosa, pero me di cuenta de que no me costó nada adaptarme y pude apañarme sin ningún problema, conociendo a gente nueva todos los días. Una de las cosas que hace Ljubljana un destino ideal para estudiantes son los bonis. Cada mes, en una app que te descargabas en el móvil, te daban unos 20-30 bonis. Esto quería decir que cuando ibas a un restaurante se te aplicaba el descuento boni, y yo nunca pagué por comer más de 4 euros (y el boniincluye plato principal, ensalada, sopa, fruta y agua). Pero cuidado porque solo eran hasta las 9 de la noche y eso en muchos casos nos obligó a cenar demasiado pronto, en horario esloveno. Gracias a esto casi nunca pisábamos nuestra casa, siempre estábamos comiendo fuera de lo barato que era, aunque el dinero se nos fuese en cervezas… También tenías acceso a bicis por 3 euros al año y muchos descuentos por ser estudiante.

Picture 5

Hablando de lo académico, que ya tocaba, yo en mi caso hice 2 asignaturas y prácticas. Las asignaturas fueron en plan intensivas de 2 semanas y al acabar teníamos que hacer un trabajo. Las prácticas me gustaron especialmente porque roté mucho. Estuve en psiquiatría, en centros de salud (yendo a las casas de los pacientes también), en el ala de hemato-oncología del hospital y en el ala de radioterapia de un hospital oncológico. Todo eso en 3 meses y medio. Supongo que la mayor barrera con los pacientes era el idioma, pero con mi nivel estupendo de esloveno y algunos gestos (en caso de que no supieran inglés claro), nos entendíamos. Me alegró saber de que a los enfermeros no se nos trata como auxiliares, sino que tenemos las mismas funciones que aquí. Me llevo un gran recuerdo de todos los profesionales que me acompañaron y de todos mis pacientes.

Picture 3

Otra cosa es que también tienes que aprender a gestionar tu propio dinero. Si te organizas bien, con la beca y un poquito más puedes viajar mucho. Tenía una amiga que encontraba vuelos de Ryanair muy baratos y nos íbamos todos. Y si te apuntas a la ESN, mejor que mejor. Sus viajes son cortos, pero te sirven para conocer a mucha gente y saber aguantar demasiadas horas en un autobús. Sin duda vale mucho la pena irse, y cambiar de aires.

Ah y un consejo, busca piso desde varios meses antes porque si no los del primer cuatri lo pillan todo y te queda o vivir lejos o pagar más… :)”

Picture 4

 

(Visited 29 times, 1 visits today)

Leave a Comment