Las conductas adictivas y el programa de prevención y/o rehabilitación en España

Las conductas adictivas y el programa de prevención y/o rehabilitación en España

Las conductas adictivas tienen origen en espacios de interacción donde se propicia el consumo de diferentes sustancias toxicas o el exceso de juegos adictivos, que generan interferencias en los contextos donde se desenvuelven los seres humanos afectando su área familiar, laboral, escolar y social. Para disminuir este fenómeno que se presenta continuamente en la sociedad es importante poder contar con un programa de prevención de consumo o en los casos específicos de drogodependencia contar con rehabilitación de las conductas adictivas, para dar a conocer un poco esto se tiene en cuenta los siguientes artículos: Manual de técnicos municipales en prevención de conductas adictivas; Manual de adicciones para psicólogos especialistas en psicología clínica en formación y el Informe sobre drogas en España 2018.

Según Rodriguez , Millán, & Márquez, (2013) en el desarrollo de las conductas adictivas se resalta la presencia de factores de riesgo, entendidos como circunstancias u acciones con relación a la droga que aumentan la probabilidad de consumo, dadas por diversas formas como lo son: consumo experimental definido por un contacto inicial, puede ser que este se solo por prueba de una o varias sustancias; consumo ocasional caracterizado por un consumo intermitente de una droga sin que exista una continuidad y/o periodicidad de consumo en esta se pueden presentar varios periodos largos de abstinencia; consumos habitual cuando es frecuente el uso de una droga y consumos compulsivos cuando ya se habla de una drogodependencia.

Una vez mencionados los factores de riesgo, es importante mencionar que son los factores de protección y como se pueden generar estos, según Becoña & Cortés, (2010) son definidos como características individuales u condiciones contextuales que reducen o atenúan la probabilidad del abuso de drogas en cada una de las diversas esferas de funcionamiento, a nivel escolar es relevante contar con una escuela de calidad, obtener oportunidades para la implicación prosocial, fomentar creencias saludables y claros estándares de conducta; en el ámbito individual es importante fortalecer el desarrollo de habilidades sociales, potenciar psicológicamente creencias propias de la autoeficacia, fortalecer la capacidad de adaptación a circunstancias nuevas por medio de la obtención de una orientación social positiva y resiliente y a nivel familiar es importante fortalecer el apego familiar de manera adecuada, creando altas expectativas parentales y fomentando una dinámica familiar positiva.

Libertad, Cielo, Manos, Esposas, NubesEs por esto que con miras a reducir el consumo de sustancias adictivas, se aborda la prevención y/o rehabilitación por medio  los procesos de cambio como lo plantea Prochaska y Prochaska (1993) quien los define como una actividad experimentada que el individuo modifica en su afecto, conducta, cognición o en sus relaciones interpersonales, por medio de procesos de aumento de concienciación, auto evaluación, evaluación ambiental, alivio dramático, autoliberación, liberación social, manejo de contingencias, relaciones de ayuda, modificación de las respuesta de consumo de drogas por conductas alternativas al consumo y el control de estímulos  a través de estrategias que incrementan la motivación al cambio utilizando técnicas terapéuticas como lo son: la psicoeducación, clarificación de valores, solución de problemas, establecimiento de metas, planificación de la prevención de recaídas, técnicas de relajación, entramiento en asertividad, técnicas cognitivas, clarificación del rol y de necesidades, mejora en habilidades sociales y habilidades de comunicación, evaluación y feedback herramientas que se utilizaran en los programas de prevención y rehabilitación.

Para estos programas es importante establecer objetivos como la modificación de conductas y cogniciones desde un ámbito psicológico con el fin de incrementar factores de protección y llegar a la disminución de factores de riesgo y de esta manera poder realizar una intervención individual y/o grupal, para esto se debe realizar una distinción entre los tipos de intervención, la intervención primaria caracterizada por la toma de medidas para que las personas no consuman, identificando cuales son los factores de riesgo para que luego estos sean abordados en el medio con una sensibilización y formación; la prevención secundaria caracterizada por realizar una detección y actuación inicial por medio de la intervención temprana con los grupos de riesgo y por último la prevención terciaria es caracterizada por el tratamiento y rehabilitación en el consumo de drogas.

Por último para tener una visión actual de cómo se encuentra España en este ámbito se aborda estadísticamente el Informe sobre drogas 2018, el cual da a conocer un planteamiento general del fenómeno de las drogas ilegales en España identificando que el cannabis y la cocaína son la droga más común y su consumo se concentra entre los adolescentes y adultos menores de 35 años; por otro lado el consumo en los adolescentes entre 14 y 18 años es el cannabis  caracterizado por un 11% mujeres y un 23.1% hombres; sin embargo el consumo de sustancias psicoactivas entre estudiantes de 15 a 16 años en España prevalece el consumo de alcohol, cannabis y tabaco  (Martí, 2018).

Con el fin de disminuir el consumo de sustancias psicoactivas España, se implementa la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024 proporcionando un marco organizativo y financiero a nivel nacional que contiene planes de drogas comunitarias y municipales las cuales tienen cooperación con el sistema educativo, ya que, por medio de manuales en las clases, charlas educativas para padres y adolescentes ofrecen servicios de orientación que ayudan a la prevención del consumo. La intervención implementa estrategias medioambientales con prevención selectiva de los grupos vulnerables quienes se encuentran en riesgo al consumo, desarrollando competencias y habilidades personales y familiares por medio del uso de información y concienciación, para ello utilizan métodos educativos en las comunidades, identificando las problemáticas a nivel social y de esta manera generar factores protectores disminuyendo los factores de riesgo (Martí, 2018).

Ahora considero que es importante que como lectores tengan en cuenta los centros y servicios de atención y prevención de drogodependencias y otros trastornos adictivos con los que todos pueden contar si en algún momento quieres despejar dudas o adquirir un servicio estos son:

  • Unidades de Conductas adictivas UCA
  • Centros de Atención de Trastornos Adictivos (CATA)
  • Unidades de desintoxicación hospitalaria (UDH)
  • Comunidades Terapéuticas (CT)
  • Centros día (CD)
  • Centros de intervención de baja exigencia (CIBE)
  • Viviendas de apoyo al tratamiento (VAT)
  • Viviendas de apoyo a la incorporación sociolaboral (VAIS)
  • Unidades de valoración y apoyo en drogodependencias (UVAD)
  • Unidades de prevención comunitaria en conductas adictivas (UPCCA)

Referencias

Becoña, E., & Cortés, M. (2010). Manual de adicciones para psicólogos especialistas en Psicología Clínica en formación. Socidrogalcohol, 318.

Martí, A. (2018). España Informe sobre drogas 2018. Madrid: Ministerio de Sanidad, consumo y bienestar social.

Rodriguez , M., Millán, M., & Márquez , J. (2013). Manual de técnicos municipales en prevención de conductas adictivas. PIDCA, 148.

Autora del artículo:

Laura Coca Urueña

1

Psicóloga, actualmente me encuentro realizando el Máster en Psicología Jurídica en la Universidad Católica de Valencia. Con experiencia en Humanización del servicio en el área de la Salud, intervención con niñ@s y adolescentes mediante la promoción y prevención de la Ley de infancia y adolescencia . En investigación realice intervención en el fenómeno de habitabilidad en calle en Colombia, por medio de un abordaje psicológico desde la salud mental y mental comunitaria. 

(Visited 172 times, 1 visits today)

Leave a Comment