Experiencia OUT en Funchal – Amparo González Molins

Hoy tenemos la experiencia de Amparo González, alumna de enfermería que ha realizado sus prácticas de la movilidad Erasmus en la Escola Superior de Enfermagem de Säo José de Cluny situado en Funchal (isla de Madeira), Portugal. A continuación su experiencia:


“Esta nueva etapa para mí, comenzó en febrero, cuando cambié de vida totalmente, nunca había estado viviendo sola, y menos 3 meses, el principio se hizo un poco raro, de repente cambia todo, empiezas a descubrir una nueva ciudad, ver cosas diferentes, conocer a mucha gente, y aprender a estar sin los tuyos. Son muchas sensaciones las que vas teniendo a lo largo del erasmus. Tuve suerte de irme con 3 compañeras más de la universidad, las que fueron de gran apoyo allí.

Madeira es una isla pequeña, nosotras estábamos en Funchal, nos pudimos recorrer prácticamente toda la isla alquilando un coche en las vacaciones de pascua, hicimos un montón de excursiones, y esas vistas no las cambio por nada. Estaba viviendo en una residencia muy céntrica de allí, compartiendo habitación, con una compañera de la universidad, y una chica de la República Checa, las 3 nos llevamos muy bien y nos tenemos un gran cariño. Vivir allí no estaba nada mal de precio, compartes cocina con un montón más de gente, lo que a veces puede ser un poco caos, pero en general fue genial.

Yo me solté más a hablar inglés porque allí mucha gente era de fuera, también había españoles, cosa que se agradece para hablar también en tu lengua. Hicimos una buena piña, nos íbamos de excursión, de fiesta, a tomar algo… todos juntos. En general el sitio me encantó, y me parecieron poco los 3 meses. La gente que vive allí es simpática, entienden bastante el español, ¡o el portugués que intentábamos hablar! Están acostumbrados a los turistas, por lo que resultaba muy fácil convivir con ellos.

Cuando empecé las prácticas, el hospital es algo distinto a los que hay aquí en València, allí no tienen tantas buenas condiciones como aquí, y el trabajo de la enfermera es también el de la auxiliar de enfermería, que en Portugal no tienen, pero no supuso ningún problema, cuanto más se ve, y más se hace, más se aprende.

1-min

Aquí estoy con Irene Concha.

Empecé en la planta de pediatría, donde tuve un poco de mala suerte con la enfermera que me llevaba, no estaba muy por la labor de enseñarme su trabajo, se me hizo duro, pero de todo lo que pude ver, siempre se aprende algo, y sobre todo de las experiencias no tan buenas. En las segundas prácticas, estuve en Urgencias, un servicio que se me hizo demasiado corto, el enfermero que me estuvo llevando allí, y el equipo con el que trabajé, eran todos super agradables, siempre me llamaban para que viera todo lo posible, mi enfermero me enseñó mucho, practiqué mucho, y más de un servicio así, fue muy buena la experiencia en urgencias.

Siempre hemos estado haciendo el turno del enfermero que nos guiaba, hacíamos turno de mañana, al día siguiente turno de tarde, y al siguiente, turno de noche, fuera el día de la semana que fuera. La universidad de San José de Cluny me pareció muy buena, tenían mucho material para practicar, hasta habitaciones recreadas de un hospital. Las profesoras que nos atendieron durante el Erasmus me parecieron muy amables, nos trataron con mucho cariño, nos ayudaron en todo, y siempre contaban con nosotras para cualquier acto que tuvieran.

Estoy muy contenta de haber podido vivir esta experiencia, el principio cuesta, te tienes que adaptar, y algunos días volverías a casa, pero cuando vuelves, te gustaría estar de nuevo allí. No lo cambio por nada, el destino, la gente que he conocido, los lugares que he visto, mis prácticas en el hospital, ha sido sin duda para repetir.”

¡Muchísimas gracias Amparo por tu experiencia en Funchal! ¡Te deseamos lo mejor en tu futuro!

(Visited 92 times, 1 visits today)

Leave a Comment