Experiencia OUT – Marta Roig en Turín

La alumna Marta Roig Izquierdo del grado de Enfermería de la Universidad Católica de Valencia nos cuenta su experiencia de Erasmus Prácticas en el Ospedale Universitario San Luigi Gonzaga situado en Orbassano, a las afueras de la ciudad italiana de Turín.


Las últimas prácticas de 4º curso del Grado de Enfermería las he realizado dentro del programa de movilidad Erasmus Prácticas en el  Ospedale Universitario San Luigi Gonzaga situado en Orbassano, a las afueras de la ciudad italiana de Turín.

Los motivos que me llevaron a solicitar una beca Erasmus fueron la inquietud por conocer y  vivir en un país europeo, aprender el idioma y conocer la forma de trabajo de un hospital europeo.

11

Marta en Turín.

Dentro de los destinos que me ofrecía la universidad, elegí Italia por su encanto y riqueza cultural y concretamente Turín por ser una ciudad poco turística, por ello se la conoce coma “la gran desconocida de Italia”, pero muy interesante y que ofrece grandes posibilidades.

El Hospital San Luigi en su origen estaba especializado en el tratamiento de pacientes con enfermedades pulmonares, mayoritariamente tuberculosis, pero en la actualidad es un hospital multiespecializado de referencia en la región del Piemonte. Se caracteriza por existir una fuerte colaboración entre el Hospital y la Universidad, y por tanto, un importante desarrollo de las actividades de formación, acogiendo tanto a estudiantes de Medicina como de Enfermería.

Acostumbrarme a la vida en Turín no me resultó complicado, es una ciudad acogedora que cuenta con un  gran patrimonio histórico y cultural. Bien comunicada y con una ubicación especial al pie de los Alpes y rodeada por los ríos en la ribera del río Po y Dora. Cuenta con un gran centro histórico, lleno de plazas porticadas, restaurantes e históricos cafés.

1122

Ciudad de Turín.

La acogida por parte de la coordinadora de la universidad, como responsable de mi formación durante el periodo de prácticas fue extraordinaria tanto a nivel personal en lo referente a su disponibilidad y cercanía, como en la parte académica: en la información  y documentación facilitada, en la exposición de objetivos y en los horarios de prácticas.

El inicio de las prácticas ha sido estresante tanto por el idioma como por las diferencias organizativas y asistenciales con los hospitales españoles. Aunque tenía nociones de italiano, al inicio resulta complicada la comunicación con los pacientes y con los profesionales sanitarios.

Al principio, fui asignada a la Unidad de Neumología, y aunque las patologías me resultaban conocidas por mi experiencia en prácticas anteriores y por los conocimientos académicos, la medicación, técnicas y material eran muy diferentes a los utilizados en los hospitales españoles.

Posteriormente realicé las prácticas en la Unidad Intensiva Coronaria, que aunque es mucho más compleja, pude adaptarme con facilidad por los avances conseguidos tanto a nivel de conocimientos profesionales como de idioma.

Existen diferencias significativas en el funcionamiento, organización  y recursos de los hospitales italianos con respecto a los españoles. Por ejemplo, los turnos de trabajo se inician mucho más pronto, hay déficit de recursos materiales sobre todo para poder realizar las curas, y diferencias en el reparto de funciones con otros estamentos sanitarios. Hay que destacar que la Enfermería en Italia cuenta con gran autonomía e importante valoración profesional dentro del equipo multidisciplinar.

Realizar este tipo de prácticas supone un importante reto profesional y personal, ya que la barrera idiomática incrementa el riesgo de errores en la atención sanitaria y es necesario un gran esfuerzo y trabajo para ganar la confianza y el respeto de  pacientes, familiares y personal sanitario. Aunque es cierto que en poco tiempo conseguí mejorar mis conocimientos de italiano, conocer los protocolos y la forma de trabajo de las unidades, lo que me permitió poder realizar los cuidados y técnicas de Enfermería y lograr una mayor autonomía profesional. Pronto los enfermeros permitieron que me responsabilizara de los cuidados de los pacientes que me eran asignados.

Tengo que destacar el apoyo recibido durante mi estancia de las personas responsables de mi formación, sin el apoyo y la implicación recibida por parte de las coordinadoras de la Universidad Católica y la Universidad de Turín me hubiera resultado muy difícil concluir este periodo de prácticas. Tengo que agradecer su atención y empatía, especialmente a Esther (UCV) y a Letizia (Turín), que estuvieron siempre atentas a todos los problemas de salud que me surgieron durante la estancia en Turín.

En conclusión y pese a los inconvenientes surgidos, a nivel personal mi experiencia de movilidad ha sido muy enriquecedora, ya que me ha permitido conocer estudiantes de diferentes nacionalidades y tener una experiencia muy interesante y enriquecedora. A nivel profesional, me ha permitido aprender nuevas formas de trabajo, de cuidados y aprender una nueva lengua.

Por tanto, la experiencia Erasmus no solo ha significado una formación profesional, sino una gran oportunidad para adquirir la valiosa experiencia personal que supone aprender a desenvolverme de forma autónoma en una ciudad desconocida.


¡Muchas gracias por compartir con nosotros tu experiencia Marta!

(Visited 26 times, 1 visits today)

Leave a Comment