EXPERIENCIA OUT – GERMÁN MARTÍN

Hoy tenemos en el blog a Germán Martín, estudiante del cuarto curso de Medicina en la UCV, que realizó su movilidad internacional en Mainz, Alemania. A continuación les dejamos con su experiencia:

 

“Hola, mi nombre es Germán Martín, soy alumno de 4º de Medicina B y hace unos días acabé mi movilidad Erasmus, que he realizado en la ciudad de Mainz.

Tengo que decir que, desde que recibí la noticia de que había obtenido la plaza, allá por finales de febrero de 2020, el panorama que tenía y mi idea de lo que iba a ser mi Erasmus eran diametralmente diferentes a lo que al final ha sido. La situación empezó a cambiar a velocidad de vértigo, nos vimos inmersos en esta pandemia y tuve que ver como muchos conocidos que también habían decidido cursar periodos de movilidad en el extranjero los iban cancelando poco a poco. Las dudas empezaron a surgir y amigos y familiares me comentaban que igual no era el mejor momento para cursar un programa de este tipo. Sin embargo, y después de meditarlo mucho, decidí que, si no lo hacía ahora, ya no lo iba a poder hacer debido a las características de mi grado.

G6 G1

Así que, tras meses de trámites y preparativos, la mañana del 1 de Octubre de 2020 me embarcaba en un avión rumbo al Aeropuerto Internacional de Frankfurt, dispuesto a vivir una aventura que afrontaba con muchas ganas e ilusión, pero también con bastante miedo. La llegada a Mainz no fue fácil, llegué por la tarde a la Residencia de la calle Wallstrasse y me encontré con que allí sólo estaban las llaves del apartamento, pero no el conserje ni todo el equipamiento básico de la vivienda. Tras una primera noche algo fría (No es muy recomendable dormir sin sábanas y tapado por una chaqueta en Alemania) y dos días confinado (hasta que recibí el resultado de la PCR necesaria), en los que pude solucionar todo esto y me pude adaptar a la vivienda, salí con ganas de empezar a conocer la ciudad y a otros compañeros. Todo empezó a mejorar a partir de ese momento, ya que entré en contacto con un grupo de españoles también recién llegados (Muchos valencianos y de Medicina) con el que me sentí muy a gusto desde el primer día. Enseguida empezamos a hacer planes y a expandir poco a poco el grupo, añadiendo a otros compañeros españoles, italianos y a algún que otro alemán. Además, Mainz es una ciudad relativamente pequeña y acogedora, por lo que me resultó bastante sencillo orientarme y conocer los servicios básicos que tenía más a mano.

G3 G2

A los pocos días completé los trámites para mi admisión en la Johannes Gutemberg Universität de Mainz, y a las dos semanas de estar allí empecé las clases. Debo decir que en esto probablemente haya sido donde más he notado las consecuencias de la pandemia, ya que muchas de las sesiones han sido online y no he podido relacionarme con tantos alumnos de medicina como me hubiese gustado. A pesar de ello, creo que la calidad de la enseñanza ha sido muy buena y los materiales para el estudio eran bastante completos en su mayoría, con sesiones que se quedaban grabadas, PowerPoints explicativos y tablas y esquemas que los profesores subían a un curso Moodle similar al de nuestra universidad. Las instalaciones de la universidad también son fantásticas, en especial las de la Universitätsmedizin, en las que se encuentra un enorme hospital universitario, referencia a nivel del estado.

G4 G7

Y después de esa adaptación, llegó noviembre, y con él, mi crisis. La situación empeoró a marchas forzadas y Merkel decidió cerrar Alemania y aplicar duras restricciones, haciendo que me tuviese que distanciar temporalmente del grupo de amigos que había conocido. Esa primera semana que pasé, casi sin salir de casa, hizo que me sintiese bastante sólo y alejado de mi familia, y la verdad es que me pasó factura. Viví unos días muy malos, y tras un par de episodios de ansiedad bastante fuertes, decidí volverme una semana a casa. Creo que tomé una buena decisión, ya que una experiencia como el Erasmus también tiene sus momentos complicados y a veces es necesario parar y resetear la mente para poder disfrutar de lo que queda por delante. Así fue. Tras ese pequeño parón, volví a Mainz con las pilas recargadas y todo empezó a ir mejor. La situación mejoró levemente, comenzamos a adaptarnos a las condiciones y las excursiones y las reuniones volvieron poco a poco. Mi ánimo aumentó día a día y las cosas empezaron a salir bien. Tras unas semanas de bastante estudio combinado con otras actividades, llegó el momento de volver a casa por navidad.

Las vacaciones pasaron volando y, pese a que tuve que retrasar algo el vuelo de vuelta por la complicada situación que atravesaba aún Alemania en enero, sin darme casi cuenta regresé para afrontar la segunda mitad de la experiencia. Y vaya mitad. Nada que ver con la primera. Algo más de dos meses intensísimos, pero que he disfrutado al máximo. Esta vez sí. El miedo, el frío y la soledad dejaron paso a la alegría, el buen tiempo y a la experiencia Erasmus como la conocemos, compartida con un maravilloso grupo de personas que he ido conociendo.

Las dos primeras semanas fueron duras, tuve en total 10 exámenes y el estudio no me dejó hacer mucho. Aún así, el ver que todo iba saliendo bien me motivaba y este periodo se me pasó muy rápido. Luego llegaron las prácticas, de las que sólo tengo buenas palabras. El mes en la Klinik für Anästhesiologie resultó ser apasionante para mí. Me metí completamente en el servicio, estuve en quirófano durante 9 horas diarias esas 4 semanas, aprendí una barbaridad y todos los anestesistas fueron encantadores conmigo. Sólo puedo dar gracias una y otra vez al Dr. Timaru-Kast y a todo su equipo, la experiencia fue maravillosa.

Por último, llegaron las últimas dos semanas y tocó empezar a hacer las maletas. ¡Qué rápido se acaba esto! Últimas excursiones, últimos viajes a Frankfurt y Colonia, donde conocimos a bastantes más estudiantes Erasmus, y últimas cenas y reuniones con el grupo.  El 24 de Marzo definitivamente me despedí de todos ellos, con mucha pena, pero con mucha felicidad porque todo había valido enormemente la pena. Como les dije ese día, todos se han ganado un hueco en mi vida, y ya cuento los días para poder volver a juntarnos.

G5

En definitiva, la experiencia Erasmus ha supuesto para mí algo que nunca antes había vivido. Han sido 6 meses intensos en todos los sentidos. Ha habido momentos bastante malos, pero lo importante es que se han superado, y mi balance final no puede ser más positivo. Me llevo infinidad de recuerdos y amistades con personas increíbles, y creo que eso hace que la recomiende a todo el mundo que se lo esté planteando.”

 

¡Muchas gracias Germán por tu increíble experiencia! ¡Te deseamos toda la suerte del mundo!

(Visited 129 times, 1 visits today)

1 Comment

  • Carnet manipulador de alimentos
    26/04/2021 at 3:14 pm

    Me ha encantado tu historia, está llena de esfuerzo, emoción y superación. Has ido a contracorriente y aún así lo has conseguido. Me emociona mucho ver todo lo que has luchado. Felicidades por tú valentia!

Leave a Comment