EXPERIENCIA OUT-JOSÉ RAFAEL CATALÀ CALATAYUD

José Rafael Català Calatayud, estudiante de CAFD de la Universidad Católica de Valencia, nos cuenta su experiencia de movilidad internacional en el programa Erasmus KA107 a Bosnia, concretamente en la Universidad de Mostar.

“Hola, mi nombre es Jose Rafael Català Calatayud, estudiante del doble grado de Magisterio en Primaria y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. El semestre pasado tuve la gratificante experiencia de ir de Erasmus a Bosnia-Herzegovina, concretamente en la localidad de Mostar. Al principio me resultó algo complicada la idea de irme a un lugar lejos de casa, ya que era un estudiante muy ligado a su pueblo y a su entorno universitario. Sin embargo, esta oportunidad resultó posible gracias a un amigo, Víctor Calvet Gadea, con el cual acabé haciendo el erasmus.

bosnia 1

Sinceramente, dejé que Víctor que me inscribiera, aún teniendo en mente la posibilidad de no ir a causa de la aprobación de mis padres. Aparte, solía preguntarme: ¿Y a mí qué se me ha perdido por allí? Con lo bien que se está en casa, con la gente que quieres, comiendo lo que más te gusta…Pero, tras hablar con algunos de los profesores de la facultad de Magisterio de Godella como por ejemplo Juan José Zabala Larrabeiti, Romana Martínez y muchos otros, me animaron a ello.

Antes de la fecha de salida teníamos una lista interminable de asuntos por hacer: papeles, PCR, buscar piso, solucionar el tema de asignaturas del Learning Agreement, etc. Así que los meses previos a empezar un nuevo rumbo pasaron volando.

Llegó septiembre, salimos de Barcelona a Dubrovnik (Croacia) para coger el autobús al día siguiente dirección a Mostar (Bosnia-Herzegovina). La verdad, una vez en Dubrovnik nos sentimos extraños, como si fuéramos famosos, donde los taxis nos abarrotaban y la gente era muy amable con nosotros, etc. La época en la que fuimos junto a la pandemia, afectó bruscamente al turismo en todos los países del mundo, incluido Mostar. Al día siguiente, nos esperaba un viaje largo para llegar a Mostar. En el autobús conocimos una chica que más bien podríamos decir que nos salvó de un gran apuro (Marija Petrović), ya que nos ayudó para llegar a Mostar y nosotros no hablábamos el idioma.

bosnia 2

Nada más llegar a Mostar, desde el minuto uno no nos faltó de nada. Desde el grupo de Erasmus ESN y la universidad nos recogieron Miran Jusuffovic, Merima Bečirović y Lejla Nametak, que nos llevaron a casa y nos enseñaron la zona. Me sentí muy acogido por la gente, por su cultura. Si tuviera que comparar España con Bosnia-Herzegovina diría que la única diferencia que existe es la lengua, por lo tanto, nos sentíamos como en casa.

bosnia 3

Puesto que estábamos en un año extraño debido al Covid-19, fuimos tres Erasmus a Mostar, como si fuera un chiste, dos españoles y un turco (Ali ). Además, hicimos otras amistades locales que nos abrieron las puertas de su casa y nos dejaron profundizar más sobre su ciudad natal. Conocimos gente de Francia y también de España como los estudiantes del bachiller internacional.

 

bosnia 4

Además, estuvimos estudiando en la universidad Dzemal Bjedic donde nuestra coordinadora Mirsada Behram junto con Dalila Spahic no nos dejaban de escribir y se preocupaban por nosotros, parecían nuestras mentoras. También, cabe destacar el trato que tuvimos con los profesores que fue excelente, tanto a nivel personal como docente, nos sentimos muy acogidos en las aulas y nos permitió descubrir realmente lo que es el deporte. Pese a las dificultades con el inglés, que los españoles solemos tener, nuestros profesores nos tendieron sus manos desde el primer momento para cualquier cosa que necesitáramos. Fue un placer haberlos conocido.

bosnia 5

Allí encontramos una casa cerca del casco antiguo y cerca del rio Neretva, una de las mejores zonas donde vivir en Mostar, ya que la ubicación de la casa era perfecta para poder desplazarse por toda la ciudad. La primera noche que llegamos ya estábamos visitando el puente “Stari Most”, uno de mis rincones favoritos y, además, es una maravilla sentarse allí por las noches, escuchar el rio Neretva y contemplar todo lo que te rodea. Sinceramente, me hacía sentir como en casa, estar sentado hablando con la gente local de allí, bajo aquel cobijo me recordaba de donde vengo. Hay muchos rincones como estos en Mostar como el puente “Crooked Bridge” bajo el rio Radobolja, el Spanski trg/ Španjolski trg (plaza España) rinconcito emblemático en Mostar por la ayuda que ofreció el ejercito Español con la milicia de los cascos azules. Mostar es una ciudad pequeña pero encantadora, por su gente, por su naturaleza, su cultura, pero no solo Mostar sino toda Bosnia-Herzegovina. Estando allí conocimos a Celia Jiménez, profesora de nuestra universidad de Mostar, era de Albacete e impartía clases de español. Podemos decir que junto ella y Nina Blanchard, la profesora de francés, eran nuestras compañeras de viaje a Blagaj (con su nacimiento del rio Buen, Vrelo Buen, antigua capital del condado de Herzegovina), Vodopad Kravice (las impresionantes cascadas del rio Neretva), Počitelj, Sarajevo (la capital de Bosnia-Herzegovina), Trebinje, Zavala, la sierra de Jahorina (sierra olímpica), Konjic, Jablanica. Allí comimos el mejor cordero y visitamos el puente caído Stolac el cual fue destruido por la guerra, entre muchos otros lugares que nuestros amigos nos recomendaban.

bosnia 6

bosnia 7

Como podéis ver, mi Erasmus no era mucho de salir de fiesta, era de conocer toda la Antigua Yugoslavia. Me hubiese gustado haber podido viajar a más lugares desde Bosnia-Herzegovina, pero a causa del COVID, resultaba muy complicado. Además, no me arrepiento en absoluto de mi Erasmus, más bien al contrario, puesto que en primer lugar nunca pensé que podría haber hecho lo que hice (estudiar fuera de España), en segundo lugar, estudiar en inglés asignaturas muy técnicas respecto a su contenido en la rama de las ciencias y en tercer lugar, conocer y hacer amigos de culturas y religiones tan diferentes.

Por último, como anécdota, entre muchas otras, tuvimos el placer de salir en el programa Españoles por el Mundo de RTVE, y presentar la belleza de Mostar a todos los telespectadores. En el programa dimos a conocer todo lo mencionado anteriormente para poder atraer a la gente a esta ciudad que hace sentir a las personas como en casa.

bosnia 8

En mi opinión, recomiendo que todos los estudiantes universitarios viajen al menos un año de Erasmus, al destino que sea, pero en particular recomiendo Bosnia-Herzegovina, ya que ese pedacito de tierra con forma de corazón acabó formando parte de mí.

La verdad que esta experiencia solo termina de comenzar, nunca ha finalizado, puesto que todavía sigo en contacto con mis amigos bosnios y no me despedí de ellos, tan solo les dije hasta luego.” 

bosnia 11

Gracias José Rafael por contarnos tu maravillosa experiencia en Mostar, estamos seguros de que será muy útil para otros alumnos que vayan a ir allí en el futuro. ¡Esperamos que todo te vaya genial!

(Visited 95 times, 1 visits today)

1 Comment

Leave a Comment