Campeones

Año: 2018
País: España
Género: Deportivo. Comedia. Drama
Dirección: Javier Fresser
Guión: Javier Fresser, Davis Marques
Intérpretes: Javier Gutiérrez, Sergio Olmo, Julio Fernández, Jesús Lago, Jesús Vidal, José de Luna, Fran Fuentes, Gloria Ramos, Alberto Nieto Fernández, Roberto Chinchilla, Stefan López, Athenea Mata, Juan Margallo, Luisa Gavasa, Daniel Freire.
Música: Rafael Arnau
Fotografía: Chechu Graf

No parece fácil hacer una película protagonizada por discapacitados intelectuales en la que el respeto hacia ellos y la reivindicación de sus derechos se dieran de forma armónica con escenas de situaciones, claramente cómicas, provocadas por esas discapacidades. Es elogiable la armonía conseguida por Javier Fresser con su mirada amable y llena de buenos sentimientos hacia unos personajes variopintos que parecen no encajar en esta sociedad llena de egoísmo.

El planteamiento de la cinta es previsible: se trata de la historia de un hombre que cambia su visión de la vida al acercarse a los más necesitados, y que gracias a quienes desprecia, porque son “diferentes”, descubre que la vida bella si uno se decide a vivirla así. Destaca la sensibilidad y el ejercicio de dignidad con el que se aborda la discapacidad intelectual, y en el acertado guion que logra emocionar al espectador.

Inspirada en hechos reales asistimos a una entrañable y divertida, a veces divertidísima comedia, repleta de ternura y humor, con numerosos momentos emotivos y originales que reivindica las diferencias que hacen único a cada ser humano. A través de una convencional historia de superación surge la necesidad de reflexionar sobre la dignidad incuestionable de toda persona.

El film hace uso de su principal protagonista como hilo conductor para contar una historia que pretende evitar la visión distorsionada que tiene la sociedad actual de las personas con discapacidades mentales, y lo hace con una dinámica que alterna la vida personal de cada uno de los personajes y la relación que tienen entre ellos y con el baloncesto.

Marco Montes, segundo entrenador de un equipo de baloncesto de élite, hombre cínico y egoísta,  provoca un serio altercado en un partido profesional tras el cual   tiene la mala fortuna de ser detenido por provocar un accidente de tráfico al conducir borracho. Además de perder su trabajo, es condenado a hacer trabajos sociales durante tres meses. Ese trabajo consistirá en entrenar a un club de baloncesto formado por jugadores con discapacidad intelectual. El entrenador, interpretado de un modo excelente por el actor Javier Gutiérrez, demuestra una vez más su capacidad de ser convincente y compartir con el espectador sus miedos y prejuicios, sus frustraciones, prevenciones y transformaciones.

El resto de los  personajes -ninguno actor profesional-, destilan humor, dignidad, generosidad. Se trata de un grupo de discapacitados que se esfuerzan por conseguir el sueño de su vida: ser campeones de baloncesto. Son personajes  divertidos que  nos atrapan con su humanidad, sus razonamientos, sus reacciones, sus comportamientos llenos de ingenio y buen humor. A lo largo de la película destacan valores como la amistad, la familia, el respeto, la ingenuidad, la bondad (“jugamos para ganar, no para humillar”, responde la “chica” del equipo al entrenador cuando este les grita en la final: “!A machacarlos!”), valores que ya quisieran tener muchas de las personas mal llamadas “normales”

La película -sin grandes alardes técnicos pero sí de gran calado humano-, invita a admirar la capacidad de sus protagonistas para atraparnos el corazón con su ternura y bondad. Nos hacen ver que son conscientes de sus deficiencias, pero no por ello son menos. Muestran su espíritu de lucha y su alegría; también sus tristezas y decepciones, lo que supone una gran ayuda para superar la visión distorsionada y egoísta que tiene la sociedad actual hacia estas personas.

La gran aceptación que la cinta ha tenido por parte del público parece confirmar las palabras de Fresser. “Yo me he enamorado de la inteligencia emocional de los chicos y de su punto de vista disfrutón de la vida. Por eso, vivo de manera especial esta respuesta del público, que no sólo hablan de si lo ha pasado bien o mal, sino que la recomienda porque durante dos horas han sido felices”.

Coín Tomás y Garrido

(Visited 134 times, 1 visits today)

Los comentarios están cerrados.