Escuelas para el encuentro. Desafío educativo.

titulo-art-critica

Cuando  el  entonces Cardenal Bergoglio estaba en la diócesis de Buenos Aires, en Argentina ya manifestaba claramente un gran interés por los jóvenes y  por la educación, al crear los proyectos de Escuelas de Vecinos y Escuelas Hermanas. Pretendían ser puentes y vínculos entre las distintas realidades educativas. Así, se constituyó una red que integraba todo tipo de escuelas independientemente de su ideología, religión y procedencia socioeconómica. Los jóvenes se convertían en protagonistas, generando un espacio común de encuentro desde la diversidad y la diferencia. Cada escuela, sin renunciar a su pertenencia, perdía su autorreferencialidad y salía fuera para ir al encuentro del otro, cuya procedencia era muy variada.

Se trataba de una propuesta metodológica donde los jóvenes se sentían ciudadanos activos y despertaban su conciencia social. Era entonces cuando desarrollaban la capacidad de acercarse al otro, distinto y vulnerable. Se educaba en un modo de estar en el mundo, por un lado acogiendo e integrando las diferencias; por otro, sensibilizando en responsabilidad y participación social. Desde esta perspectiva, la escuela se consolidaba como parte relevante de la comunidad y contribuía a que los jóvenes no fueran ajenos a las problemáticas sociales. El encuentro ayudaba a madurar porque generaba en el joven cambio de criterios y de actitudes. De esta manera, se motivaba para que los jóvenes vencieran la indiferencia y se comprometieran ante los problemas  de su pueblo y de la sociedad. Educar es un compromiso compartido por todos.

Paralelamente resulta interesante la aportación de Nouwen cuando afirma que la educación queda reducida a un proceso de acción- reacción donde priman rasgos como la competitividad y unilateralidad. Es cierto que, en el momento actual, las aulas se impregnan de cierta rivalidad en lo relativo al conocimiento, y éste se entiende más como una propiedad que como un don que debe ser compartido gratuitamente. Este tipo de rivalidad, opuesto a la integración, genera mayor exclusión, puesto que sólo los alumnos más fuertes, con más recursos, capacidades y medios tienen posibilidad de apropiarse del conocimiento. Los modos de educar han convertido al docente en una persona con capacidad  de  controlar  y dosificar el conocimiento puesto que es el que posee el saber frente al alumno. Educar unilateralmente convierte al alumno en una persona frágil, pasiva y aislada (Nouwen, 1998).

Frente a esta manera de concebir la educación, el Santo Padre propone un modelo educativo en el que el profesor sea un mediador entre el alumno y el saber, apoyándose en una cultura de la cercanía para de este modo desarrollar vínculos  personales, sociales y familiares. El vínculo interpersonal, fruto de esta concepción pedagógica, motiva la transformación de los agentes educativos y de la sociedad. En este proceso relacional, profesor y alumno aprenden mutuamente en pro del bien común y de la búsqueda de la Verdad. Por eso, cuando el Cardenal Bergoglio asume el pontificado opta por difundir y ampliar este proyecto educativo. Entonces, en el año 2013 el Papa Francisco crea Scholas Occurrentes (Escuelas para el encuentro) y en agosto de 2015 le otorga carácter de Fundación Pontificia.

Scholas es una red de redes cuyo objetivo es promover la cultura del encuentro, la cultura de la paz, la ecología integral y la integración social. Los jóvenes en su proceso educativo no deben estar aislados. Todos los actores educativos hemos de acompañarles en su proceso de formación para que sean personas sólidas y consistentes, para que adquieran la madurez adecuada y para que tengan el discernimiento pertinente en el ejercicio de la toma de decisiones. Los docentes no hemos de dejarnos arrastrar por el desaliento actual porque somos partícipes del ministerio de la esperanza. Y esto supone ser referentes para nuestros alumnos con coherencia, sabiduría y humildad.

El Papa Francisco afirma que el pacto educativo está roto y debe ser reconstruido. Ésta es una responsabilidad que no sólo concierne al profesor, sino también a la escuela, a la familia y al Estado. Pero también influyen otros aspectos que deben tenerse en cuenta porque inciden en su educación como son el deporte, el arte y la tecnología. Todos debemos asumir  un  compromiso con nuestros jóvenes y favorecer entornos que desarrollen la creatividad y la educación a través de la belleza (Fran-cisco, 2015a). Además, deben alinearse y direccionarse de modo positivo en favor de una pedagogía de la integración y de la realidad, donde nadie quede fuera ni sea excluido.

Lamentablemente la escuela corre el riesgo de proporcionar a los alumnos únicamente recursos, herramientas, métodos y técnicas que les permitan dar solución a los problemas. Es una educación donde prevalece la vertiente instrumental de ser competente y competitivo para saber hacer. Y como dice Francisco: “Se vuelve necesaria una educación que  enseñe  a  pensar  críticamente y que ofrezca un camino de maduración de valores” (Francisco, 2013b). Si queremos que la escuela sea un lugar auténtico de encuentro donde el alumno adquiera madurez y autonomía, no podemos ignorar las palabras de Guardini cuando dice: “El educador influye en el educando, en primer lugar a través de lo que es. Después, a través de lo que dice. Por último, a través de lo que hace” (Guardini citado en Urbieta, 2005, p. 7).

Scholas, en palabras del Papa Francisco, quiere armonizar el lenguaje de la cabeza, de las manos y del corazón (Francisco, 2015a). Se trata de trabajar por el compromiso, por la coherencia, por el respeto, por la aceptación incondicional y por el verdadero encuentro. Este planteamiento reconoce a la persona como fin y como eje clave para  transformar la comunidad. En este sentido, se tienen en cuenta  tres horizontes de trabajo: la esperanza de que la educación puede transformar y mejorar el mundo; el diálogo que surge cuando hay un encuentro y reconocimiento del otro como distinto pero al mismo tiempo como necesario para  nuestra  vida;  y el servicio porque el compromiso se sustenta en el bien común y en la desproporción que prevalece en la lógica de la gratuidad y del don (Scholas Ocurrentes, 2016).

Actualmente Scholas Occurrentes desea ser un auténtico lugar de encuentro. Está formada por casi 450.000 escuelas y redes educativas repartidas en 190 países en los 5 continentes. Y por ello, Scholas suscribe convenios con entidades educativas, abriendo recientemente ámbitos de colaboración con universidades y constituyendo de esta  manera la creación de las Cátedras Scholas. Pretenden ser impulso de la cultura del encuentro, pues como dice Francisco: “Necesitamos instaurar esta cultura del encuentro, porque ni los conceptos ni las ideas se aman. Nadie ama un concepto, nadie ama una idea; se aman las personas” (Francisco, 2015b). Por consiguiente, es de gran interés en las Cátedras Scholas desarrollar temas educativos prioritarios que favorezcan la integración social, la inclusión, la educación para la paz y la formación en valores, para así transformar la sociedad desde la educación y trabajar en la construcción de la cultura del  encuentro y el bien común. Además, el Papa Francisco afirma la necesidad de entender que la Universidad ante todo debe propiciar la cultura de la cercanía, eliminando intereses  propios  que construyen muros respecto a los demás. Es la cultura de la cercanía, del diálogo y del encuentro la que debe cultivarse en los entornos universitarios (Francisco, 2013a).

Las Cátedras colaboran en el desarrollo de una nueva pedagogía de la realidad que active metodologías innovadoras con incidencia en el entorno socioeducativo y en el proceso de enseñanza-aprendizaje, al mismo tiempo que mejore la calidad educativa velando por el desarrollo integral de la persona. Se sensibiliza entonces en métodos docentes que conducen al alumno a hacerse presente en una realidad de exclusión y de olvido sobre la que intervenir, mejorándola desde valores absolutos como la fraternidad, solidaridad, justicia y paz. Es ahí donde reside la esperanza de la educación (Francisco, 2014b). Contribuyen de esta manera a humanizar la educación, a acompañar procesos y relaciones que ayudan  a  despertar las conciencias de los actores educativos en pro del bien común. “La verdadera educación nos hace amar la vida y nos abre a la plenitud de la vida” (Francisco, 2014a). Los educadores tenemos que formar a nuestros estudiantes para que sean agentes activos de transformación social y trabajen por la dignidad humana rechazando cualquier tipo de discriminación e intolerancia. Los alumnos deben tomar conciencia del mundo que les rodea y, de esta manera, sentirse agentes activos de cambio, capaces de incidir, actuar y transformar la sociedad desde el humanismo cristiano. Pues sólo si se cambia la educación, podremos cambiar el mundo.

 

BIBLIOGRAFÍA

Nouwen, H. (1998). Un ministerio crea- tivo. Madrid: PPC.

Francisco. (2013a). Discurso del Santo Padre en el Encuentro con el Mundo de la Cultura en el Aula Magna de la Pontificia Facultad de Teología de Cerde- ña. Recuperado de https://w2.vatican. va/content/francesco/es/spee- ches/2013/september/documents/ papa-francesco_20130922_cultura- cagliari.html

Francisco. (2013b). Exhortación apos- tólica  Evangelii  Gadium  26   noviem- bre 2013. Recuperado de https:// w2.vatican.va/content/francesco/es/ apost_exhortations/documents/papa- francesco_esortazione-ap_20131124_ evangelii-gaudium.html

Francisco. (2014a). Discurso al mundo de la escuela italiana en la Plaza de San Pedro. 10 mayo 2014. Recuperado en https://w2.vatican.va/content/fran- cesco/es/speeches/2014/may/docu- ments/papa-francesco_20140510_ mondo-della-scuola.html

Francisco. (2014b). Discurso del Santo Padre Francisco a los participantes en el Encuentro Mundial de los Directores de “Scholas Occurrentes”. Jueves 4 de septiembre de 2014. Recupera- do en https://w2.vatican.va/content/ francesco/es/speeches/2014/sep- tember/documents/papa-frances- co_20140904_direttori-scholas-occu- rrentes.html

Francisco. (2015a) Clausura del Congreso Mundial Educativo  de  “Scholas Occurrentes”. Jueves 5  de  febre- ro de 2015. Recuperado en https:// w2.vatican.va/content/francesco/es/ speeches/2015/february/documents/ papa-francesco_20150205_scholas- occurrentes.html

Francisco. (2015b). Participación en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares. Discurso del Santo Padre Expo Feria, Santa Cruz De La Sierra (Bolivia), 9 julio 2015. Recuperado en http://w2.vatican.va/content/franesco/es/speeches/2015/july/docu- ments/papa-francesco_20150709_ bolivia-movimenti-popolari.html Scholas Occurrentes. (2016). La peda- gogía de Scholas Occurrentes. Compro- misos en Red para una Pedagogía del Encuentro. (Documento interno).

Urbieta, J. R. (2005). El regalo de sí mismo. Educarnos para educar. Madrid: Narcea.

 

(Visited 66 times, 1 visits today)

Leave a Comment