Experiencia OUT – Marta Pérez

Marta Pérez, estudiante de Enfermería en la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, nos cuenta su experiencia de Erasmus + prácticas en CESPU – Cooperativa De Ensino Superior Politécnico Universitário , ubicada en Oporto,Portugal.

” Tras 3 meses de Erasmus en Oporto, puedo decir claramente que irme de Erasmus ha sido LA MEJOR EXPERENCIA DE MI VIDA.

Aún recuerdo los exámenes finales de Enero y todas las navidades haciéndome a la idea de que me había lanzado a una nueva aventura, y así empezaba a contar los días para irme a la que hoy es mi ciudad favorita del mundo, mi pequeña Porto.  El día 21 cogí el avión a Porto sin saber que me esperaría, con alguna que otra lagrima y con miedo, mucho miedo a lo desconocido.

marta1

El día 23 llegaron las que iban a ser mis compañeras de piso, futuras enfermeras y  las que a día de hoy, son como mi segunda familia. Tuvimos mucha suerte ya que escogimos un piso cerca del centro, pero Porto es muy pequeña y tienes mucha facilidad para moverte en metro o andando. La primera semana aún no teníamos prácticas, lo que nos vino muy bien para conocernos más, hacer un mini viaje  a Lisboa o simplemente salir a caminar cada tarde y descubrir cada rincón de Porto. Cierto es que la primera semana se hace más dura, tienes que acabar de hacer papeles, acoplarte a la ciudad, hacer tu primera compra o poner tu primera lavadora, echando en todo momento de menos Valencia, tu casa y tu gente.

marta2

Sin embargo conforme pasan los días se hace rutina salir cada Viernes al More, desayunar con tus compañeras todos los días antes de prácticas, noche de pizzas con más gente Erasmus, andar hasta acabar en Ribeira, los atardeceres con tus amigos en Jardim do Morro,  hacer la compra en el Pingo mirando las ofertas… Empiezas a verte en planes que nunca te hubieras visto en ellos, a conocer gente nueva cada día, a abrirte, a hacer vínculos, a conocer a gente que sabes que va a dejar huella para toda la vida.  Y la gente con la que convives al final acaba conociendo cada gesto tuyo, tu canción favorita, tus pros y tus contras, tu mal despertar, tus manías… y sabes que siempre, estén donde estén, serán tu segunda familia. Y te das cuenta de que te sientes bien, de que estás en tu zona de confort y que no quieres que tu Erasmus acabe.

Y cuando quedan días para irte empieza la cuenta atrás, empiezas a pensar en cada persona o cada rincón del que te tienes que despedir, a rememorar cada anécdota o fiesta, a pensar en todo lo que has cambiado en apenas 3 meses. Y es que la persona que empieza un Erasmus es totalmente distinta a la que se va, es una persona nueva, más madura, más abierta, que ha aprendido a valorar las pequeñas cosa de la vida, más formada a nivel profesional y personal.

marta4

Realicé mis prácticas en el Hospital Pedro Hispano. Estuve la mitad de las prácticas en Urgencias y la otra mitad en Cirugía Menor Ambulatoria.  Personalmente en Oporto es donde más he aprendido a nivel teórico y práctico.  Pues los enfermeros portugueses saben mucha teoría y te hacían preguntas o buscabas con ellos información sobre enfermedades o fármacos, de manera que refrescas el conocimiento teórico de la carrera y cada día aprendes algo nuevo. En Urgencias mi compañera y yo tuvimos la suerte de estar con dos grandes enfermeros llamados Sandra y Tyago.

Las primeras semanas son algo duras por la barrera del idioma y porque allí hay técnicas que se realizan de distinta manera. Sin embargo nuestros enfermeros en todo momento nos ayudaron con el idioma,  tenían mucha paciencia, se interesaban por las costumbres de España, nos enseñaban las costumbres portuguesas ….. y con el tiempo eras una enfermera más del servicio. Me dejaron realizar muchas técnicas como: sondaje vesical, coger vías, preparar medicación, análisis de sangre, triaje, analizar casos clínicos, tomar las constantes, hacer curas….Es cierto que para ello, las primeras semanas tuve que ponerme las pilas con el portugués, y esforzarme por buscar palabras que no entendía o traducirme algunas frases.

marta3

Mi segunda parte de las prácticas fue en Cirugía Menor Ambulatoria, donde cada día íbamos rotando de sala (preoperatorio, quirófano o postoperatorio). Además de aprender a nivel teórico o práctico, estas prácticas me han servido para espabilarme y saber apañármelas en un entorno desconocido y en otro idioma, demostrándome a mí misma que con interés y ganas  puedo vencer los obstáculos que me pongan a nivel profesional.

Por todo ello, si tienes la oportunidad, vete de Erasmus, no te lo pienses dos veces, coge tus miedos  e inseguridades y a comerte el mundo con ellos, porque lo que parece una idea loca acaba siendo la mejor aventura de tu vida. ” 

Muchas gracias Marta por compartir tu experiencia con toda la comunidad UCV. ¡Mucha suerte en el futuro!

(Visited 25 times, 1 visits today)

Leave a Comment