José María del Corral: “Los colegios no pueden ser jaulas”

“Los jóvenes son el presente”.

José María del Corral, director Mundial de Scholas, reúne a 350 alumnos para impulsar un cambio educativo

“La reforma educativa no va a venir por una ley ni por un ministro de Educación”

Artículo escrito por Olga R. Sanmartín para el Diario El Mundo.

14791477071310

José María del Corral, el 14 de Noviembre, en el Colegio María Inmaculada de Madrid.

A José María del Corral lo echaron de siete colegios porque era un niño «travieso» e «inconformista». No paraba quieto. Hoy es el director mundial de Scholas, una organización educativa impulsada por el Papa Francisco presente en más de 400.000 escuelas de 190 países, pero sigue revolviéndose inquieto en la silla cuando tiene que pasar mucho tiempo entre las cuatro paredes de un aula tradicional. Su tarea consiste, de hecho, en levantar a los estudiantes del pupitre y llevarlos a la calle, hacer que se mezclen entre ellos.

Este pedagogo y teólogo argentino, amigo de Bergoglio, explica a EL MUNDO que «los colegios terminan siendo jaulas que obligan a los chicos a quedarse quietos y asentados». También cree que «la educación ha perdido su sentido, se ha vaciado». «Los chicos se sienten cosas, y no personas, porque les enseñan a estar callados; a ser uniformes; a competir y no a buscar lo propio; a estudiar de memoria para un examen que no tiene que ver con la realidad…».

Para darle la vuelta a todo esto, se puso a juntar estudiantes de distintas religiones y entornos socioeconómicos diferentes para hablar de los problemas de la escuela y buscar soluciones concretas. La llama que prendió en Buenos Aires hace ya 20 años se ha extendido a Brasil, Paraguay, Haití o Emiratos Árabes. Desde enero, el proyecto Scholas Ciudadanía está en España.

Hay 350 estudiantes de 16 años de 21 centros públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid que, durante este semana, no van a poder ir a clase porque están cambiando el mundo. Estos alumnos de 4º de la ESO llevan desde ayer reunidos en grupos para proponer una reforma del sistema educativo. Allá donde no han llegado ni Gabilondo, ni Wert, ni las asociaciones de padres, ni los sindicatos, adolescentes como Paz, Sergio, Marina, Noelia o Pablo van a alcanzar antes del viernes su propio Pacto de Estado.

Porque será el viernes, ante las autoridades educativas del Gobierno madrileño, cuando presenten un texto consensuados respecto a los dos problemas que, de forma más intensa, han detectado en sus escuelas. ¿Son las reválidas? No. Los problemas que estos jóvenes creen mayoritariamente que hay que resolver cuanto antes son las adicciones y la violencia de género, dos cuestiones ausentes en la agenda educativa.

¿Que la violencia de género es un problema en las escuelas? Responde la alumna Paz Sánchez Cuesta, de 16 años: «Lo he visto en muchas amigas. Los novios les controlan el móvil y no las dejan quedar con nosotras. Tengo una amiga que empezó a salir con un chico que le decía que no se pusiera pantalones cortos. Tampoco le dejaba hablar con otros chicos. Le empezó a hacer sentir que sin él no era nada. Tuvo que intervenir la policía».

José María del Corral ratifica las palabras de Paz: «Son los propios estudiantes los que ven que ha aumentado este problema. Hay chicas que cuentan que sus novios les pegan; no es mentira, está ocurriendo. La Iglesia tiene mucho trabajo por hacer en este tema».

Entre hoy y el jueves, los estudiantes que participan en Scholas Ciudadanía recopilarán información, saldrán a la calle para preguntar a la gente y hablarán con expertos. El viernes presentarán sus soluciones ante las autoridades educativas del Gobierno regional.

¿Qué efectos produce todo esto en ellos? «Si digo que ha salvado vidas no exagero», responde Del Corral. «Pero también genera autoestima y despierta la esperanza. Les damos el micrófono y les escuchamos y los chicos recuperan la confianza en sí mismos y empiezan a pesar que el mundo puede cambiar».

Ahora que están tan de moda los pactos, Del Corral sostiene que «el cambio educativo no va a venir por una ley ni por un nuevo ministro de Educación». ¿Qué consejos le daría a Íñigo Méndez de Vigo? «En primer lugar, que venga el viernes y escuche lo que tienen que decir los chicos.En segundo, que no haga una reforma educativa sólo desde el Ministerio, sino que implique a todos los actores educativos. En tercero, que sepa que los jóvenes son protagonistas de este cambio. No es que ellos sean el futuro, es que son el presente».

(Visited 29 times, 1 visits today)

Leave a Comment